Cómo limpiar un sofá de piel

Como cuidar tus sofás de piel

Hace poco que hemos cambiado el sofá de casa, la verdad es que el otro que teníamos ya necesitaba una jubilación. 7 años, cuatro personas y dos perros han resultado suficiente condena y al final ha desistido y nos ha dejado. Como el sofá que teníamos era de tela, queríamos cambiar y comprar uno de piel, no uno de polipiel, si no de piel, piel, un material duradero que nos gusta mucho.

Sabíamos que la piel requiere unos cuidados para que siga manteniendo su buen aspecto de origen, pero la verdad es que dan un aspecto más elegante y señorial a cualquier salón (incluso al mío).

Antes de que adquieras un sofá de piel tienes que saber que:

  • No es conveniente que la luz del sol le de directamente ya que podría perder color.
  • No utilices nunca un producto sin haberlo probado antes en una esquinita que no se vea del sofá.
  • Manten el sofá alejado de fuentes directas de calor como chimeneas, radiadores o estufas ya que el calor puede hacer que se agriete el cuero.

Después de estas recomendaciones comenzamos a explicar cómo limpiar un sofá de piel:

Es importante limpiar el cuero periódicamente para eliminar el polvo que se queda acumulado. Por ejemplo cada dos semanas podemos pasarle un paño húmedo con agua blanda no calcárea por toda la superficie del sofá. Esto será suficiente para mantenerlo limpio si no tiene ninguna mancha.

Y luego ya pasaríamos a una limpieza más en profundidad que se realizará unas dos veces al año. Hay que tener cuidado y usar solo productos que sean adecuados para tratar la piel, esto evitará que la superficie se dañe y se agriete y tendremos sofá para rato.

Veamos como limpiarlo en profundidad:

En primer lugar aspiramos todo el sofá utilizando el accesorio de cepillo suave que suelen incluir todas las aspiradoras, con ello eliminaremos la suciedad más grande y el polvo acumulado. No olvidemos pasarla por todas las rendijas y recovecos.

Después limpiamos la superficie del sofá con un paño escurrido en una mezcla de agua destilada y jabón corporal haciendo movimientos circulares. Aclaramos inmediatamente con un trapo húmedo con solo agua del grifo.

Secamos bien todo el sofá con un paño seco.

Para darle brillo a la piel lo mejor es usar un producto específico, como por ejemplo un acondicionador de cuero que lo proteja e hidrate sin estropearlo. Podemos encontrar muchos productos en cualquier supermercado, o si no, podemos hacerlo en casa mezclando una parte de vinagre blanco y dos partes de aceite de linaza en un atomizador. Rociamos el acondicionador directamente sobre el sofá y con un paño limpio lo repartimos por todos los rincones con movimientos circulares. Dejamos que actúe durante unos minutos (según lo que indique el fabricante) y luego volvemos a frotar con un trapo seco para pulir el sofá.

Puede que notes que después de aplicar el producto la piel se ha oscurecido un poco, es normal, no te preocupes, recuperará su color original con el paso del tiempo.

Sin embargo, por mucho que lo cuidemos y tengamos especial cuidado para que no tenga ninguna mancha, en el día a día hay accidentes que no se prevén y que pueden dejar manchas en la piel que afean toda la pieza.

En esos casos lo mejor es acudir a trucos caseros probados que funcionan.

Como limpiar las manchas del sofá:

Inmediatamente después de producirse la mancha la cubrimos con un papel de cocina absorbente, sin frotar, para retirar el máximo posible de la mancha.

Luego, dependiendo de la mancha, podemos optar por:

  • Limpiar la mancha con un algodón mojado en alcohol o en cerveza.
  • Frotar con la cáscara de una naranja.
  • Para los sofás de piel claros lo mejor es frotar con un paño humedecido en clara de huevo a punto de nieve. Par renovar el cuero, cuando se está empezando a agrietar, hay también productos específicos que dan muy buenos resultados.

    También puedes probar limpiando con un paño de franela espolvoreado con polvo de talco, o mezclando una parte de cera de abeja con dos partes de esencia de trementina y aplicarlo con un paño hasta que penetre en el cuero.

    Hay muchas formas de preservar la piel de tu sofá, espero que te hayan ayudado para que te dure mucho tiempo.

Comprar un nuevo sofá

Estoy a la caza y captura de un nuevo sofá para mi piso. Ahora mismo tengo un sofá tipo cheslong, pero es bastante viejo y toca renovarlo.

¿Será este el sofá que me compre?

En realidad tocaba renovarlo ya hace tiempo, pero la crisis y otros gastos inesperados han ido retrasando la decisión de compra. Ahora ya voy en serio a comprar un nuevo sofá y toca ir tomando decisiones:

  1. ¿Cuánto me puedo/quiero gastar?
  2. ¿De qué tamaño necesito el sofá?
  3. ¿Me conviene más un sofá de tela o uno de piel?
  4. Dónde comprar el sofá

Voy a comenzar por el último punto. He visto varias tiendas locales de muebles, pero no me convencen. La mayor parte sólo te enseñan el mueble en catálogo, y una vez pagado lo encargan a la fabrica y te lo traen. ¿Cuál es la ventaja de eso? Francamente, el comercio local tiene que espabilar. Lo único que hacen es enseñarme el catálogo y luego pedirme dinero para ellos encargarlo a la fabrica. No aportan nada, pero se llevan un buen pellizco. Para eso lo pido directamente a fabrica yo y me ahorro dinero.

Eso lo haré comprándolo por internet. He mirado en un par de tiendas online, las que me transmiten confianza son Hogart.es y Elcorteinglés.es El Corte Inglés también tiene venta online, aparte de en la tienda física. Me gusta por su política de devoluciones, sino te gusta lo devuelves y listo. En Hogart también y son un poco más económicos. ECI son buenos, pero ya se sabe que son algo más caros.

No son preguntas baladí, son temas a tomar en serio antes de decidir. Y como es lógico, están relacionadas entre sí. Por ejemplo, el precio del mueble depende en buena medida del material con que esté tapizado. No es lo mismo un sofá de tela que uno de piel, el precio cambia de forma sensible.

Lo mismo ocurre con el tamaño. Tengo que decidir si me conviene más un sofá de dos plazas o uno de tres. El que tengo ahora es de 3 plazas más el cheslong. Osea, que entran 4 personas. Pero a la hora de la verdad, casi todo el tiempo me serviría con uno de dos plazas. No uno pequeñito, pero sí con un 2 plazas un poco amplio.

Lo voy a notar en el precio y también en el espacio libre de casa. En los pisos de ahora, que no son muy grandes, se aprecia que quede algo más de espacio libre en la sala. Con un sofá más pequeño, puedo aprovechar más los espacios. Incluso se cambiaría la distribución de los muebles para hacer hueco a un sillón de lectura.

Sobre la primera pregunta, no quiero gastar más de 2000 euros. Me parece una cantidad razonable, con lo que puedo comprar un buen mueble. No será un sofá espectacular, pero tampoco será uno cutre de Ikea. Oye, que no tengo nada en contra de comprar en Ikea, pero vamos, que si el presupuesto da para algo más pues bienvenido sea.

La segunda pregunta, ya la he comentado un pco antes. No quiero uno grande, busco algo de tres o incluso dos plazas. Si veo algo de ese tamaño, pues genial. Lo vamos a usar dos personas, así que ese tamaño es perfecto. Y cuando tengamos visita, pues para eso están las sillas, etc. No me parece muy lógico hacer la compra pensando en “y si…”. Prefiero comprar centrándome en el uso que daré al mueble durante el 90% del tiempo. Habrá ocasiones en que eche de menos uno más grande, pero ya haré un apaño. No tiene sentido preocuparme por eso ahora.

Sobre el tercer punto… el que tengo ahora está tapizado en tela. Reconozco que en su momento era bonito. En su momento. Ahora está gastado, es complicado de limpiar y no hace más que acumular polvo. Y eso me va a pasar con cualquier sillón o butaca de tela. Es inevitable. Se desgastan y la tela es un atrapa-polvos de cuidado. Así que en esta ocasión compraré uno de piel. A ver qué tal.

En principio creo que es lo más adecuado. Por un lado tiene la ventaja de que no acumula polvo. La piel es muy diferente a la tela en ese sentido. Y para limpiarlo tampoco me complico la vida. Todo más fácil, así tengo más tiempo para otras cosas y quito complicaciones de mi vida diaria. Que bastantes temas tengo ya, como para tener que estar pendiente de complicarme la vida con un mueble.

En principio he leído opiniones y en general parece que la gente que ha comprado uno de piel está contenta. Si tenéis uno, agradecería comentarios y sugerencias. ¡Gracias!