¿Podrá España ofrecer a sus hijos un futuro en 2030?

En España, hay unos 5,4 millones de parados ahora mismo, un 23,3% de la población activa, según Eurostat. España está en se segunda recesión desde hace cinco años y se prevé un crecimiento del PIB del −1,3% para 2012. Incluso si alguien se inventa un plan, España no se recuperará hasta 2030.

Hace tres años, escribí que la economía española podría recuperarse para el 2022, basándome en el tiempo que se tarda en crear y hacer crecer un negocio de verdad, que ofrece empleos decentes en el mundo real, no en el planeta que habitan los políticos y no con pegar otro pelotazo.

El año pasado, hice otro cálculo, basándome en un concepto económico que encontré llamado ‘la ley de Okun’. Krugman hablaba de ella en su blog, diciendo que EE UU se encontraba en un pozo muy profundo. Al ser así, yo me preguntaba en qué tipo de pozo nos encontrábamos en España. El nuevo cálculo nos dio una fecha entre 2023 y 2029, dependiendo del momento en que volvía el crecimiento a Piel de Toro.

La idea detrás de la ley de Okun, bastante sensata, es que—obviamente, me dirás—el crecimiento económico causa la creación de empleos, así que un cierto nivel de crecimiento del PIB (entorno al 2% en general) es necesario para hacer caer la tasa de paro en un 1%.

En España, menuda sorpresa, esa cifra de crecimiento del PIB es más alta que la media, y se ha estimado en un 2,8%.

Ahora, la economía española creció sólo un 0,7% el año pasado y ya estamos otra vez en recesión. La previsión para el crecimiento del PIB español en 2012 es negativa: −1,3%.

España no volverá a unos niveles de crecimiento económico capaces de destruir el paro hasta dentro de mucho tiempo a no ser que alguien se invente un plan buenísimo da aquí a poco.

Verás, incluso durante los años del boom inmobiliario, entre 2000-2007, España no crecía su PIB por mucho más que el 2,8%. Mira (via Wikipedia):

Recuerda, esas cifras para el PIB español se dieron gracias a la construcción, y la construcción no va a volver pronto a España.

Primero, mira la concesión de hipotecas mensual en España, desde octubre de 2005 (INE):

Ahora, mira los precios de las viviendas durante los últimos dos años, desde el primer trimestre de 2010 (INE):

¿A qué no ofrecen mucha esperanza?

Además, si, como parecería lógico, las empresas españolas se vuelven más eficientes y mejoran su uso de la tecnología mientras luchan por sobrevivir en esta segunda recesión española desde el 2008, también sería lógico que el PIB volvería a crecer algún día pero sin emplear a tanta gente, lo cual implicaría que nos quedamos cortos con la cifra del 2,8%.

Seamos generosos y digamos que España necesitará crecer su PIB un 3% para poder quitar un 1% de la tasa de paro, que actualmente está en el 23,3%.

Empezamos este año 2012 desde una cifra del −1,3% para el crecimiento del PIB español.

El plan español necesita reemplazar un agujero del 4,3% en el PIB para poder reducir la tasa de paro al 22,3% en los siguientes doce meses.

Así que, si el crecimiento del PIB fuera del 3% en 2013, la tasa de empleo sería del 22,3% para finales de ese año.

Entonces tendríamos que mantener ese nivel de crecimiento del PIB durante otros 16 años para poder volver al 7% de paro, que es más o menos dónde estábamos en 2007.

Dado que:

1. Habrá casi con certeza un crecimiento negativo durante otros dos años, hasta 2014, y que;
2. No existe ningún gran plan en España para sacarnos del agujero;

…podemos sugerir que no es probable que España vuelva a dónde estaba en 2007 ni siquiera para el 2030; y eso, fiel lector, es sería malo, malo, malo para el país.