Habitaciones para los niños, objetos de decoración

Lograr un buen ambiente para una habitación infantil puede ser un momento de decoración bastante divertido, donde aprovechar para pasarlo bien añadiendo elementos de decoración alegres.

El objetivo es que el niño encuentre la habitación agradable y acogedora, un ambiente en el que se sienta seguro, y donde puede echar a volar su imaginación. Los niños siempre prefieren los colores cálidos, que dan a la habitación un aire divertido. ¿A qué niño no le gustan los colores?

Los muebles son importantes, pero lo que realmente gustará a los niños son los pequeños complementos que añadiremos. Aquí no hay limites ni reglas, si al niño le gusta no importa que sea algo que desentone. Lo importante es que le guste.

Hay muchas ideas. Por ejemplo, podemos colocar una pequeña cuerda y dejar que cuelgue sobre un rincón de la habitación. En una esquina por ejemplo. Y de la cuerda colgaremos fotos del niño, tanto de él sólo como de fotos con sus amigos o familia. Los colgamos de forma sencilla, con unas pinzas. Así imitaremos un tendal de ropa, pero usando fotos.

Es algo muy barato, y que al niño le va a gustar. Las fotos las podemos ir cambiando de forma frecuente. Incluso es buena idea que sea el propio niño quien quite y ponga fotos que le gusten. Así participa y está rodeado de momentos y caras agradables.

El cojín molón y otros complementos para los niños

Este es el cojín molón

La hora de dormir es importante y un momento en que los niños suelen tener algo de miedo. Normalmente les gusta dormir abrazado a algún juguete o muñeco concreto. Como suelen tener miedo de la oscuridad, es buena idea colocar algún elemento de decoración que tenga luz. Por ejemplo ahora venden el cojín molón<, se trata de un cojín que tiene en su interior unas luces de colores. Son luces suaves, pero que sirven para calmar al niño. Con ese cojín dentro de su cama se siente más protegido y así no teme a la oscuridad.

Estrellas fluorescentes para los niños

Otra opción son las estrellas brillantes. Son pequeñas pegatinas con formas de estrellas y galaxias que brillan en la oscuridad. Las puedes comprar en muchas tiendas, por ejemplo en Imaginarium. A los niños les gusta pegarlas en el techo justo encima de su cama. De esta forma cuando apagamos la luz el techo brilla con las estrellas y de nuevo no están a oscuras. Es muy común que se distraigan mirando estas “estrellas” hasta quedar dormidos.

Cada niño es una personita diferente, con sus gustos y preferencias así que habrá que ir probando qué le gusta más. No os obsesionéis con muebles o complementos caros, ya que muchas veces al final les gusta lo más sencillo. Somos los adultos quienes nos preocupamos en exceso por tener el mueble o juguete “perfecto”. Más de una vez hemos comprado algo bastante caro y al final el niño se ha puesto a jugar con la caja en la que venía el juguete. Y es que a sus ojos cualquier cosa puede ser divertida.

Por supuesto, lo que va a ocupar un espacio destacado son los juguetes. Nunca habrá espacio suficiente para guardar todos los juguetes del niño, ¡eso seguro! Hoy en día venden cajas y baúles muy bonitos, con decoraciones de personajes infantiles. Nosotros podemos comprar algunos que nos gusten, pero lo mejor es ir con el niño y que sea el mismo quien decida cuál le gusta. Al fin y al cabo es su habitación y cuanto más participe en la decoración la sentirá más propia.

En algún momento dado el pequeño de la casa se “obsesiona” con algún personaje o película de dibujos animados en concreto. Tal vez sea algún personaje de Disney, de una seria de tv… la cuestión es que le encantará y no habrá más remedio que ir incluyendo juguetes y objetos de decoración de ese personaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *